Resources / Opinión / Inflación en Latinomérica: ¿cómo puede afectar a la venta de celulares en el corto plazo?

Inflación en Latinomérica: ¿cómo puede afectar a la venta de celulares en el corto plazo?

Los impactos de la pandemia primero, y de la guerra ruso-ucraniana después, hicieron que la inflación se acelerara en Brasil, México, Perú, Colombia, Chile y Uruguay. Argentina ya arrastra su propia dinámica inflacionaria desde hace años, recrudecida por el contexto actual; y lo propio ocurre en Venezuela. En todos estos países primero se observaron alzas en los precios de los alimentos y la energía, que actuaron como impulsores de la inflación.

De hecho, según datos del Banco Mundial estos dos ítems “representaron más del 90% de la inflación en Costa Rica, el 75% en Paraguay, el 66% en Brasil y casi el 60% en Colombia”. Pero, según el mismo informe, luego los aumentos se extendieron por otros factores tales como las presiones en la cadena de suministro, la recuperación del consumo privado de bienes y servicios, la depreciación de las monedas y las políticas expansivas, entre otros.   

Para fines de 2021 la inflación promedio de precios al consumidor en la región casi se había duplicado, saltando a 7% desde un promedio de 4% entre 2015 y 2019.

Panorama delicado

Los problemas en las cadenas de suministro globales se vieron agravados por las secuelas de guerra en Ucrania dando lugar a “un alza en los precios de las materias primas, que afectó de manera heterogénea las balanzas comerciales y las cuentas fiscales en la región”. Los bancos centrales respondieron con alzas en las tasas de interés, lo que encarecerá la financiación y ralentizará el crecimiento económico.

Naturalmente, la inflación ejerce una presión significativa sobre los ingresos disponibles de los hogares. En la región la participación presupuestaria de los precios de los alimentos y la energía en la canasta de consumo es de alrededor del 40%, con los niveles más altos en Perú, Brasil, México y Paraguay.

El proceso inflacionario tiene características regresivas, ya que golpea especialmente a los hogares de bajos ingresos, que padecen un aumento pronunciado del costo de vida.

En 2022 se prevé que la inflación aumente aún más, fundamentalmente por el incremento de los precios de las materias primas y las interrupciones del suministro mundial. Y el riesgo es que muchas más familias caigan en la franja de inseguridad alimentaria y en la pobreza.

Por otra parte, si bien se espera que el desempleo en Latinomérica baje en 2022, seguirá más alto que antes de la pandemia. Según una estimación de la International Labour Organization, se reduciría a 9,3% en 2022 y a 8,8% en 2023, frente al 10% de 2021. Pero todavía estará por encima del 7,9% registrado en 2019. Esos porcentajes se traducirán en casi 29 millones de desempleados en Latinomérica y el Caribe en 2022 y casi 28 millones en 2023. En 2019, el número se ubicaba en 24 millones.

Acceso a móviles  

Una estimación global de la GSMA Association indica que el proceso inflacionario que se vive en todo el planeta, sumado a los problemas ocasionados por el confinamiento en China, hará que los envíos de teléfonos inteligentes en el calendario 2022 disminuyan. La previsión de producción total a para todo el año es de 1.333 millones de dispositivos, menos que en 2021.

Con la inflación, los ingresos de las personas rinden menos, y esta pérdida del poder adquisitivo hace que a los consumidores se les dificulte acceder a teléfonos inteligente. Además, estos dispositivos en Latinoamérica suelen tener precios más elevados que en otros continentes.

Bajo este panorama, es importante generar condiciones para que las personas puedan adquirir estos equipos en cuotas, ya que se trata de herramientas importantes para la vida laboral y social. En Trustonic nos propusimos ofrecer un servicio que ayuda al financiamiento de celulares, que facilita la adquisición en cuotas sin incrementar los riesgos comerciales.